Nuevo etiquedo de eficiencia energética en la Unión Europea

 

Los consumidores de la Unión Europea que hayan adquirido nuevos electrodomésticos desde noviembre pueden ver dos etiquetas energéticas en el embalaje de su producto adquirido, y aquellos que los compren a partir del 1 de marzo de 2021 ya solamente encontrarán una. Será el nuevo etiquetado energético en la UE.

La etiqueta energética de lavadoras, lavadoras-secadoras, lavavajillas, frigoríficos, pantallas electrónicas o televisiones se renovará el 1 de marzo de 2021. Como proceso de transición, la nueva etiqueta convive estos últimos meses con la anterior, ambas etiquetas se incluyen en los embalajes de los productos para ayudar a los consumidores a entender el cambio.

Cambio de etiquetado energético

Hasta ahora, los productos estaban etiquetados en una escala de A +++ (más eficiente) a G (menos eficiente), pero al ser difícil de entender para el consumidor se hizo necesario un proceso de 'reescalado' más simple (escala de A a G) de la etiqueta.

Adicionalmente al cambio de escala de la etiqueta, la nueva normativa también modifica el método de cálculo de la eficiencia energética, por lo que no habrá una correspondencia directa entre las etiquetas antiguas y las nuevas. Como resultado de ese ajuste, los electrodomésticos más eficientes que antes pertenecían a la clase A+++, quedarán asignados a la clase B o C. Por ejemplo, la clase A+++ de eficiencia se convertirá en una clase B después de este reescalado, sin ningún cambio en su consumo de energía. No obstante, no siempre habrá una correspondencia directa entre clases, es decir, no siempre una etiqueta actual A va a tener que pasar a ser una D, puesto que la metodología de cálculo también se ha revisado. En cuanto a la clase A, inicialmente podría estar vacía para dejar espacio a modelos con mayor eficiencia energética.

La medida afecta a las neveras, lavavajillas, lavadoras, lavasecadoras, pantallas electrónicas y televisores a partir del 1 de marzo de 2021, mientras que en las lámparas se aplica desde el 1 de septiembre de 2021.

Las etiquetas energéticas de la UE

Desde su creación en 1994, las etiquetas energéticas de la UE han ayudado a los consumidores a elegir productos que utilizan menos energía, y han permitido a los fabricantes seguir innovando y desarrollar productos más eficientes desde el punto de vista energético.

Nuevas etiquetas energéticas a partir del 1 de marzo
Las nuevas etiquetas para lavavajillas, lavadoras, lavasecadoras, frigoríficos y pantallas electrónicas deben ser visibles en las tiendas. Los minoristas deberán hacer el cambio en dos semanas a partir del 1 de marzo.

Para algunas categorías de productos, la clase A ya no bastaba para describir los productos más eficientes energéticamente, por lo que fue necesario añadir al sistema de clasificación las clases A+, A++ e incluso A+++. Al mismo tiempo, las clases inferiores (E, F, G) se fueron eliminando para algunas categorías de productos debido a los requisitos de diseño ecológico o a que eran tan poco frecuentes que dejaron de ser necesarias. En este contexto, debía implantarse un sistema más sencillo para las etiquetas energéticas de la UE.

El formato definitivo y la identidad visual de las nuevas etiquetas energéticas que ahora se van a implantar fueron adoptados por la Comisión Europea en marzo de 2019, volviendo a introducir una clasificación simplificada, utilizando únicamente las letras A a G.

Base de datos europea de productos para el etiquetado energético

Las nuevas etiquetas incluirán un código QR en su parte superior derecha. Al escanearlo los consumidores tendrán acceso a información más detallada sobre los productos en la base de datos europea de productos para el etiquetado energético (EPREL). Los consumidores podrán buscar en la base de datos de productos etiquetas energéticas y hojas de información de productos, desde marzo de 2021 para las primeras categorías de productos
reescaladas. Este sistema ayudará a las autoridades nacionales de vigilancia del mercado a comprobar que los productos cumplen los requisitos de eficiencia energética y que la información que figura en la etiqueta es correcta.

Estructura de la nueva etiqueta
Elementos de la nueva etiqueta energética.

Además, las nuevas etiquetas también pueden presentar iconos que muestren información útil para los consumidores, como la capacidad o las dimensiones del producto, el nivel de ruido o el consumo de agua.

Para que esta transición sea efectiva, OCU, a través del proyecto europeo BELT (Boost Energy Label Take Up), junto con Ecodes, a través del proyecto Label 2020, ambos financiados por Horizonte 2020, desarrollan acciones para ayudar a los consumidores a que sigan eligiendo productos de mejor rendimiento y a que los fabricantes investiguen y pongan en el mercado electrodomésticos más eficientes. También a que los distribuidores y minoristas entiendan este cambio y puedan transmitirlo a los consumidores; y por último a las administraciones, para que lo tengan en cuenta tanto en los contratos públicos como a la hora de asesorar e informar a los ciudadanos.

 

fuentes:
- eseficiencia